MOLAMINEGOCIO

- la web de los negocios originales -

Espera un momento
hasta que se cargue el contenido...

Cápsulas de emociones

  • Visitas únicas

  • 25330
  • Imagen de Cápsulas de emociones
  • Imagen de Cápsulas de emociones
  • Imagen de Cápsulas de emociones
  • Imagen de Cápsulas de emociones
  • Imagen de Cápsulas de emociones
  • Imagen de Cápsulas de emociones

Pequeños recipientes que permiten conservar en su interior elementos que simbolizan un instante de felicidad, una experiencia o un reto propuesto.

A través de las «cápsulas de emociones» se pueden conservar sentimientos, recuerdos, experiencias,… ya que en ellas lo más valioso lo pone su propietario/a, guardando en su interior esas pequeñas cosas de gran valor sentimental que sólo con verlas, son capaces de evocar instantes que nos vuelven a hacer sonreír.

Pequeñas cápsulas que se pueden llevar en un collar, en una pulsera, en un llavero o combinadas con otros complementos, pero siempre cerca de nosotros y testigos de lo que realmente es importante en la vida.
Están realizadas en plata y cristal de alta resistencia y tienen un tamaño entre 3 y 4 cm de largo y un diámetro interior de 1 cm. Se envían montadas, pero abiertas por una parte, para que puedas introducir lo que se quiera.

¿Cómo nacieron las cápsulas de emociones?

Teresa Bravo es una joven psicóloga y diseñadora de joyería que viaja a la playa todos los años en verano porque «…es una actividad muy especial para ella y siempre le duele el saber que no podrá volver a ver el mar hasta las próximas vacaciones» cuenta en el blog 0800flor.net.

El hecho de alejarse poco a poco de la playa y ver cómo va cambiando el terreno al acercarse a la ciudad la hace sentirse muy mal, porque significa tener que volver a la rutina, a las prisas y al asfalto.

Para recordar los buenos momentos que vivía en la playa con su familia y amigos, Teresa se llevaba a casa arena, piedras, agua marina y todo tipo de recuerdos que le parecían especiales, pero que al final terminaban dentro de una caja para no ser vistos otra vez.

En uno de sus viajes a la playa, Teresa tuvo una gran inspiración y empezó a escribir y dibujar en una libreta que tenía a la mano. Una vez terminado su dibujo, se dió cuenta que había logrado representar los elementos del mar: el agua, la arena, las rocas y el mismo movimiento y sonido de la playa, en plata y en cristal. Teresa había esbozado un diseño para crear un collar que la hiciera sentir siempre en el mar.

Cada vez que Teresa se colocaba su collar, empezaba a sentir al mar, lo veía moverse y básicamente era transportada a esos recuerdos tan especiales que están almacenados en su corazón. Pensando en cómo el collar la hacía sentir, Teresa tuvo la idea de un tipo de joyería que fuera capaz de transmitir sentimientos similares a sus dueños.

Así nació el proyecto Live The Life, una línea de «Joyería Emocional» que combinaba la destreza de la joyería, con los conocimientos de la psicología, para dar valor a esos recuerdos simbolizados en materiales que, normalmente, no se ven en la joyería tradicional pero que tienen un valor mucho mayor al del oro, sentimentalmente hablando.

Live The Life forma parte de La Colaboradora de Zaragoza Activa, un espacio físico de Inteligencia Colectiva que reúne a la comunidad colaborativa de profesionales más efervescente de Zaragoza. Más de 200 personas intercambiando ideas, servicios y conocimientos para poner en marcha sus proyectos empresariales, sociales y creativos.
Además con este proyecto Teresa obtuvo el premio extraordinario de la Escuela de Artes de Zaragoza.

Libulart

Marca española de joyas artesanales con forma de libélula diseñadas con cariño y hechas a mano por Chus Lacambra

11323

De plastilina

Irma Gruenholz es una ilustradora tridimensional que modela a mano esculturas de plastilina para anuncios, libros, posters, revistas, etc.

32018
PUBLICIDAD
Tu web responsive que engancha desde 495 euros